miércoles, 16 de diciembre de 2015

Juntos en el cine


Meto la mano en nuestro paquete de palomitas y mostrando una sonrisa traviesa me las llevo a la boca.
-No te gagas ilusiones, eh -te digo con tono juguetón-. Yo he venido aquí a ver la peli.
Tú me miras de reojos y me devuelves una sonrisa igual que la mía.
-Tranquila, yo también.
Y acto seguido posas tu mano en mi muslo, acariciándolo mientras continuas sonriendo.
-¡Eh! -me quejo, mientras golpeo suavemente tu mano y me río.
Entonces tu mano se aferra a mi muslo y en medio de la oscuridad de la sala te lanzas sobre mí y me robas un beso.
-Ojalá tu risa no se apague nunca... -susurra contra mis labios, y en ese momento siento mi corazón derretirse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario