miércoles, 23 de diciembre de 2015

Mi más hermosa casualidad

A pesar de que ya era Navidad, a la chica no se la veía especialmente ilusionada. Iba por las frías calles, con la mirada clavada en el suelo, ignorando todo a su alrededor. Pero al parecer no debía ser la única cuando acabó chocándose con alguien.
-Joder.
Maldijo en voz baja, dando un par de pasos hacia atrás. Cuando alzó la mirada se encontró con un chico, bastante apuesto además, que la miraba con cierto interés.
Debía tener más o menos su edad, pero aunque a ella le gustasen más mayores, no quiso resistirse a sus encantos.
-Lo siento, supongo.
Se disculpó ella, o al menos lo intentó.
-No te disculpes, yo no iba mirando por donde caminaba.
La chica ladeó la cabeza con aire coqueto y dibujó una pequeña sonrisa. Una sonrisa divertida ante la mirada que él le echó.
-¿En estos casos cada uno se va por su lado o tenemos que presentarnos?
Preguntó, tratando de hacerse la graciosilla.
-Pues supongo que cada uno tendría que irse por su lado, señorita.
Rió el joven, que se veía deslumbrado por la chica.
-Aunque no me importaría presentarme y, sobretodo, saber tu nombre.
La rubia sonrió una vez más. Se enderezó y comenzó a caminar pasando por su lado, pero terminó por detenerse y girarse hacia él.
-Mm.....si me invitas a un chocolate caliente puede que te diga mi nombre.
-Supongo que será divertido... -contestó, avanzando hacia ella-. Será un placer invitarla a un chocolate, señorita.
-Perfecto.
Y como si lo conociera de toda la vida, la joven se enganchó a su brazo y juntos se perdieron entre la multitud.

Imagen de love, couple, and rain

No hay comentarios:

Publicar un comentario