domingo, 20 de diciembre de 2015

Somos uno

Entrelazas tus dedos con los míos, mientras nos fundimos en el calor del otro. Me acurruco en tu pecho y tu me arropas con nuestra mano, apoyando tu cabeza en la mía, que a su vez se apoya en tu hombro.
Somos uno.
Y aunque miré la televisión, realmente no veo nada. No me entero de esa película que tantas veces han puesto, ni siquiera llevo a mis labios la taza de chocolate que con amor me has preparado.
Porque ahora solo soy capaz de guardar silencio, relajarme, y sentir los latidos de tu corazón junto a los míos.
Somos uno.


No hay comentarios:

Publicar un comentario