lunes, 29 de febrero de 2016

¿Prestar o no prestar libros?

¡Hola chicas y chicos! 
Hoy, 29 de Febrero, os traigo un tema para.. ¿debatir? No sé, lo que yo quiero realmente es desahogarme y saber que no soy la única que se siente así. Porque a vosotros también os afecta esto.
Lo sé. Lo sabéis. Lo sabemos.

Imagen de book, library, and vintageYo tengo la suerte o la desgracia de que mis amigos y mi familia no son de leer. Pero el caso es que el otro día vino mi amiga a casa y me comentó que tenía muchísimas ganas de leer algún libro. Porque a ella le gusta leer, pero le cuesta una barbaridad ponerse a ello. Y yo, que soy una maniática, aunque me alegré de tener a alguien con quien comentar mis libros me puse muy nerviosa al saber que alguno de mis libros abandonarían mi casa para volver en uno o dos meses.

Mi querida amiga me pidió que le dejase algunos libros. Y cual fue mi sorpresa al ver que no cogía uno o dos, sino cinco. Y yo aún sabiendo que tardaba la vida en leerse un libro cortito le dejé que se los llevara todos a su casa.
Con otra persona no, pero con ella sabía que estaban en buenas manos, y aún así no pude evitar ponerme nerviosa o sentir cierta angustia al llegar a casa y pensar que mis libros no estaban ahí conmigo. Y como hay confianza seré una pesada y le recordaré todos los días que tiene que leerse mis libros xD

Sé que no soy la única persona que odia o teme prestar sus libros, pero soy incapaz de decirle que no a mi amiga cuando sé que ella los va a cuidar bien. 

Contadme vosotros si prestáis o no vuestros libros y si sí lo hacéis, ¿os ponéis tan nerviosos como yo al no tener vuestros libros con vosotros?

Por hoy eso es todo. Quizás haga un vídeo en mi canal sobre este tema, ¿por qué no? 

¡Muchos besos y nos vemos pronto! 

Follow my blog with Bloglovin

domingo, 14 de febrero de 2016

San Valentín ♡

Imagen de food, inspiration, and breakfastAún recuerdo nuestro primer San Valentín como si fuera ayer. 
Recuerdo como somnolienta te busqué entre las sábanas, sin hallar tu rastro. Recuerdo abrir los ojos y buscarte sin descanso con la mirada.
Hasta que te vi en la puerta entrando con una bandeja repleta de amor.
Aquella fue la primera vez que me llevaste el desayuno a la cama. Las primeras tortitas que me hiciste y que tanto me gustaron. Nadie jamás había hecho eso por mí y en ese entonces me sentí la chica más afortunada del mundo. 
Era una tontería, pero ese gesto me hizo feliz. Y hoy, dos años después, se repite la misma escena.

martes, 2 de febrero de 2016

Reseña || Pero a tu lado ~ Amy Lab

¡Por fin ha llegado el día! He aquí mi primera reseña para el blog. 

El libro del que os voy a hablar en esta entrada es Pero a tu lado de Amy Lab.


Título: Pero a tu lado
Autor: Amy Lab
Editorial: Alfaguara
Nº de páginas: 538
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 978-84-204-1463-8
Publicación: 9 de Octubre de 2013
Precio: 15,50 €
Saga: Autoconclusivo


Oliver, un solitario y atractivo chico, ha llegado a la vida de Alexia. Al principio parece duro y distante, pero poco a poco ella irá descubriendo su lado más tierno... aunque también su lado más salvaje, mientras intenta desvelar los secretos que esconde tras su esquiva mirada.
Y es que, a veces, el verdadero misterio, aquello que hace fascinante nuestras vidas, está más cerca de lo que pensamos...


Mi Opinión

Nuestra protagonista en esta historia es Alexia, una chica normal y corriente, con una familia y unos amigos de lo más normales. Su vida transcurre sin sobresaltos, salvo por un pequeño detalle. Está enamorada del novio de su mejor amiga. ¡Y parece ser mutuo! 
Sin embargo, las cosas empezarán a cambiar y a dar giros inesperados desde que Oliver, su nuevo vecino, aparece en su vida de la noche a la mañana, desprendiendo secretos y misterio por cada poro de su piel.

¿Qué deciros de este libro? 
Siendo sincera, en lo primero en lo que me fijé en este libro fue en su portada y en lo preciosa que era la edición. No me pude resistir y cayó en mis manos. 

Amy Lab es el seudónimo de dos escritoras españolas, María Cereijo y Ana Alejandro. Antes de Pero a tu lado publicaron Nunca digas nunca, publicado por la misma editorial.
Y aunque este anterior me gustó más, Pero a tu lado tampoco ha estado mal.

La prosa de las autoras me parece un detalle muy importante a destacar. Y puede que quizás sea lo mejor de esta novela, la manera tan fresca y sencilla en la que las escritoras narran la histora y nos transportan a la vida de Alexia y Oliver.
Aunque tiene un principio que engancha bastante, debo admitir que a medida que pasa la historia, el nivel de interés va descendiendo y no es hasta pasadas las primeras 300 páginas cuando se retoma este. Y los capítulos son demasiado largos para mi gusto y hacen que la lectura se vuelva muy densa en ocasiones.

La historia parecía tener potencial. Había romance, traición, misterio, peligro... tenía un montón de elementos que podía fácilmente captar la atención de los lectores, pero para mi gusto, se quedaron en el intento, aunque al final, sí que consigue sorprenderte con un pequeño giro que da la historia.

Creo que lo que me ha hecho bajarle la nota a la historia han sido los personajes.

Nos encontramos con Alexiaque si bien la describen como una chica de lo más normal y corriente, resulta que ha tenido a más de cuatro chicos detrás. Se ve a sí misma como una chica a la que le sobran un par de kilos, pero su mejor amiga se empeña en decir quetiene un cuerpazo. Y como no, cada vez que puede nos recuerda que tiene un par de tetas, pero claro, a ella no le gustan aunque todos babean por ellas.
En fin, muy típico. Este tipo de personajes femeninos los tengo ya muy vistos y cansan. Personajes que te los venden como alguien muy normalito pero que resulta que a ojos del resto de personajes, son increíbles. No sé si me entendéis (?)
Otra cosa que me repatea es la falta de personalidad de Alexia y lo dócil que resulta a veces.

Por otro lado, tenemos a Oliver, el nuevo vecino de Alexia. Alto, guapo, musculoso, ¿inteligente? Vamos, el vecino que todas quisiéramos tener pero que no existe. También muy típico.
El pobre chico a raíz de un accidente hay partes de su pasado que no recuerda y lo tienen en un sin vivir.
Me ha parecido un personaje que aunque tenga un pasado de lo más intrigante, su forma de ser me ha chocado un poco. Lo he visto inmaduro, bipolar y hasta algo desequilibrado. No entiendo como tiene a las chicas locas por él, ¿Vale? xD

Los personajes secundarios tampoco son muy allá. Por parte de Alexia tenemos a una madre pesada, una amiga muy plasta, una tía que está loca y por parte de Oliver, por el contrario, tenemos a los dos personajes que más me han gustado del libro. Morgan, la mejor amiga de Oliver (ojalá hubiera sido la prota, ejem) y Darío, su increíble tío. Madre mía lo que me he reído con este hombre cada vez que salía.

Hay aspectos y detalles a lo largo de la trama que me parecen muy extraños y a los que no les encuentro ningún sentido, que me parecen algo absurdos. Hechos de la historia, pensamientos de personajes, comportamientos... muchas cosas que no entiendo.

Y aunque la trama trascurre lenta, el amor entre Oliver y Alexia se me hizo un poco rápido y así porque sí. No sé. No he visto nunca sentimientos, al menos no por parte del chico hacia ella, pero de un capítulo a otro parece que ha surgido la chispa de repente y está tan enamorado como ella de él.

Pero no todo es malo aquí. Tengo que reconocer que en muchos de los encuentros entre Alex y Oliver, me he reído bastante. Oliver cuando no tiene la cara hasta el suelo puede llegar a ser bastante divertido y picarón, cosa que me gusta. También lo real que resultan algunas partes de la novela.Plasma a la perfección cosas que a todos nos ha pasado o hemos sentido alguna vez en nuestra vida.

Las tramas de los libros de Amy Lab siempre tienen que ver con algún misterio que nos tiene intrigada, y eso le da muchos puntos.
Lo malo es que algunos personajes secundarios tiene más carisma e interés que sus propios protagonistas.

A pesar de todo, ha sido una lectura que me ha resultado entretenida y que para pasar el rato no está mal. ¡Y la edición es muy bonita!

¡Besos de vainilla!