miércoles, 9 de diciembre de 2015

Nunca más sola...

Mira a través de la ventana, sin ver nada.
Su mirada gris, como la de aquellas nubes que se acercan en el cielo.
Parece que va a llover. Y sus ojos también.
Parpadea un par de veces para contener las lágrimas y aleja la mirada del cristal.
Posa su mano en su abultado vientre y deja escapar un suspiro, seguido de una sonrisa melancólica, pero también de esperanza.
Dentro de poco jamás volverá a estar sola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario